viernes, 11 de noviembre de 2011

Espíritu nómada I: por las tierras de Enric Valor

Defendiendo los colores del Enric Valor.
      Debe ser la parte inconformista de mí, o que los años no pasan en balde y lo que antes era inquietud trocó con el tiempo en pereza, pero llegó de nuevo el momento de cambiar la mesa del tablero de ajedrez, y darle el sustento de un nuevo hogar.

       Tras la aventura presidencial en el Escacs Novelda, mi club de toda la vida, que un grupo de entusiastas fundamos antes de que muchos de los jóvenes que hoy lo defienden nacieran, desplegamos velas, y encaramos el rumbo hacia la capital, para tocar tierra en los dominios del Club Escacs Enric Valor.

       Han sido tres años entrañables. Fuimos, Ariadna y yo, muy bien recibidos y tratados. Gente joven con la que mi hija pudiera compartir ajedrez y edad, y que a mi me contagiaran una alegría que andaba un poco escondida por aquellos días. Hemos conocido gente maravillosa, que trabaja altruistamente para que este club de ajedrez funcione, y que nos ha permitido aprender tantas cosas, por ejemplo, que el trabajo en equipo es innegociable en un club, donde todos aportan su granito de arena.

       He ganado amigos, y ese es el mayor tesoro que uno puede encontrar. Tomás y Herminia son personas ejemplares, que nos honran con su amistad, de la que nos sentimos orgullosos y emocionados. Porqué además, Tomás es capaz de discutir de cualquier tema, discrepar y tener opiniones distantes, sin ceder en su respeto hacia quien con él habla, y sin ningún tipo de acritud. Me sorprende, porque yo, reconozco, soy mucho más pendenciero, y creo que en estos tres años, y espero que pueda seguir haciéndolo, he aprendido bastante de él. Gracias, Presi.

        He tenido el honor de impartir algunas clases a los niños del club. El nivel general es muy alto, y la responsabilidad también, pero creo que salimos indemnes de la batalla. Gracias a quienes me dieron la oportunidad de expresarme con nuestros alumnos.

       He defendido con orgullo y honradez la camiseta del Enric Valor, como defendí la del Escacs Novelda y como defenderé la de Aspe. Levantar la cabeza y ver una piña de camisetas verdes, transmitiéndote ánimos, no tiene precio. Echaré de menos a mis compañeros de equipo: José María, Bárbara, María Soledad y sus hermanos, Javier, Andrés. Ariadna vuelve conmigo a Aspe, y es que ya la echaba de menos. Soy consciente de que los estudios han tenido mucho que ver en que ella abandone el Enric Valor, porque allí tiene a sus amigos, pero a mí me hace mucha ilusión jugar a su lado: necesito que me mire de vez en cuando y me ponga esa cara de no entender nada de lo que está pasando en mi tablero; eso quiere decir que hay pelea.

       Muchas gracias a toda la familia del Enric Valor. Por lo vivido y lo aprendido. Ahora estamos en otra nave: CA Aspe.

Qué el Gran Akiba os inspire. Siempre.

jueves, 10 de noviembre de 2011

El trovador de Caissa: Leontxo García

Ariadna y Leontxo
Si en la Edad Media no hubieran existido los trovadores y juglares, quizás gran parte de los sucesos entonces acaecidos quedarían en el más frío anonimato. Gracias a ellos, portadores de noticias y acontecimientos, la profesión de periodista comenzaba a caminar, de una forma, eso sí, bastante diferente a la actual.

Hoy en día, vivimos en un mundo donde la información se tiene a la distancia de una pulsación de ratón informático. Pareciera que ya no son necesarios trovadores que nos cuenten lo que sucede porque, sencillamente, lo estamos viendo. Claro que, quien esto piense, es porque no conoce a Leontxo. Este maestro de la comunicación es capaz de transmitirnos lo que siente al ver cada partida, al entrevistar a cada Gran Maestro que se acerca a su micrófono. Ya nos lo dijo cuando, magistralmente, nos contagió a todos con LA PASIÓN DEL AJEDREZ, durante su etapa al frente de la decana JAQUE. Para mí no hubo otra revista que el Jaque de Leontxo, porque cada número, con su Pasión, me invitaba a desear sentarme ante el tablero. No se trata de contarnos lo que vemos, sino de hacernos llegar lo que no se puede ver, lo que se nos pasa por alto en cada jugada, en cada gesto de los gladiadores.

Son odiosas las comparaciones, pero siempre he visto a nuestro Trovador particular como un Luis del Olmo del ajedrez: una voz irrepetible, un tiempo narrativo impecable, una presencia física majestuosa y un don de gentes cautivador. Y Leontxo tiene la suerte de que, quienes amamos el ajedrez, lo valoramos en su justa medida, y no esperaremos a hacerlo dentro de treinta años, cuando se haya retirado de la escena pública.

Cuando en el pasado Festival Hotel Bali de Benidorm, mi hija Ariadna subió a recibir su premio como mejor sub-16, deseaba que fuese Leontxo quien se lo entregara. Caissa me oyó. Qué nuestra Diosa lo guarde muchos años. Y, por supuesto, QUÉ EL GRAN AKIBA LE INSPIRE.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Ajedrez y salud: ¡Cómo pasan los años! Para Korchnoi parece que no. Viktor el Terrible II

Cuando era pequeño, y por la televisión emitían la famosa serie de dibujos animados HEIDI, pensaba que, cuando fuese viejo, o mayor, eufemismo que sustituye a la malsonante anterior, querría ser como el de los Alpes: vivir en un lugar hermoso, muy sano, con una vida tranquila, acompañado de un perro fiel como Niebla, sin más quehacer que ordeñar a las cabras, darles de comer, y fabricar muebles de madera en el coqueto taller carpintero anexo a la casa. Todo muy idílico, hasta la compañía de una niña, que sería mi nieta, que alegrara las largas jornadas invernales.
Claro que, hoy en día, mis ojos de adulto, más cerca ya del abuelito que de Heidi, mi perspectiva ha cambiado, no sé si para mejor, pero sí que a un punto de vista más realista.


Y aquí es donde aparece nuestro querido ajedrez. Ya no quiero parecerme al abuelito de Heidi, sino al admirado Viktor El Terrible, o sea Korchnoi. Con 80 años cumplidos, está jugando en el Campeonato de Europa de Naciones, defendiendo el segundo tablero de Suiza. Y puntuando (En estos momentos +1 -2 =3) de forma dignísima, pues su tablero es bastante complicado.

Y es que nuestro juego, mantiene la mente activa, previniendo de forma eficaz bastantes enfermedades degenerativas del cerebro. Además, al tener un objetivo, sea cada partida, sea cada torneo, se mantiene una motivación constante por mantenerse en forma, por leer ajedrez, quizás ya no como en la juventud, pero sí lo suficiente como para que cada día tenga un aliciente que, en otras personas menos activas, no existe, lo que, reconozcamos, puede suponer un verdadero problema a la hora de que, pasada cierta edad, se mantengan las ganas de vivir plenamente.

Si tengo la suerte de llegar a la edad de Korchnoi, él, previsiblemente, ya nos habrá dejado. Nos quedarán sus partidas y su biografía (Que os recomiendo de forma incondicional, El ajedrez es mi vida y algo más, editado por Chessy). Seguirá siendo un ejemplo para todos nosotros: los que tuvimos la suerte de verlo jugar, y para aquellos que sólo sabrán de él por lo que de él contemos.

http://tiendachessy.com/tienda/catalog/product_info.php?products_id=589&osCsid=b4c7a46fe7794eac1471bd032cdfa838
   Korchnoi es un luchador. Pocos hubieran soportado todo lo que el antiguo gobierno soviético le hizo pasar tras su fuga de la URSS. Represalias contra él y su mujer y su hijo Igor. Años antes, en el sitio de Leningrado, tuvo que rebuscar las cartillas de racionamiento entre las ropas de los muertos, para poder sobrevivir. Era apenas un niño, y ya supo qué era la necesidad y la lucha por la propia vida. Con todo el KGB detrás, en 1978, estuvo a punto de ganarle el Campeonato del Mundo a Anatoly Karpov. Sólo le faltó una partida. La misma que le faltó a Tolia contra Kasparov nueve años después. Cosas del destino.

   Korchnoi fue de los primeros jugadores en comprender que las excepciones a las reglas generales son tan importantes, o más, que las propias reglas. Su estilo oscila entre el dogmatismo de algunas partidas, y lo iconoclasta de otras. Siempre de alta escuela, con una técnica depuradísima, tan solo al alcance de unos pocos.

   Ayer Viktor perdió su partida del Campeonato de Europa, pero aún dará más de un susto a rivales, quizás confiados por su ya frágil aspecto. Su cuerpo envejece, pero su mente sigue tan preclara como siempre.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Perdóname, Judit

Tengo que pedirte disculpas, Judit, pequeña de las Polgar. Sí, disculpas, porque durante años, a pesar de que has estado en la cumbre del ajedrez, peleando contra todo el poder masculino de nuestro deporte, yo seguía pensando que tu juego se había quedado estancado en ese estilo kamikaze, típicamente adolescente, y que tarde o temprano, la realidad te pondría en tu verdadero sitio. Y así ha sido, estás en donde mereces: en lo más alto.

Sólo ahora, que he seguido tus partidas, admirado por tu determinación de recuperar un sitio en la élite, tras tu maternidad, he disfrutado de la profundidad de tus ideas, de la recia voluntad de victoria con la que te sientas a jugar, y de la técnica tan depurada que posees. Ayer me tuviste muchas horas conectado a la partida que ganaste a Lenier Dominguez. ¡Qué maravilla! Tu 16....Ce8, renunciando a una defensa más segura, para evitar una posición de posibles tablas, fue genial. Como el gran Korchnoi nos enseñó hace tiempo: "Si la mejor jugada lleva a una posición de tablas, no hagas la mejor, juega otra". Dicho y hecho. Luego, un final complejo, torre y alfil contra torre, que manejaste a ritmo de tablas Nalimov. Sin dudar.

Te pido disculpas, Judit, por tantos años de perderme tu verdadero ajedrez. Prometo enmendar mi error, y ser más justo contigo. Que haya suerte hoy, en los desempates con el buen Lenier. Desde hoy, tienes un huequecito en este humilde blog.

jueves, 9 de junio de 2011

Autonómico 2011 I: Con la ilusión del primer día.

Se acerca el autonómico 2011, en el que compartiremos horas de ajedrez y coche, José Manuel Martí, Rubén Sánchez, Ana Erades mi hija Ariadna y yo. Sigo ilusionándome con cada torneo, con ganas de jugar buenas partidas. Apenas dos días, pendientes de la cuenta atrás.

martes, 7 de junio de 2011

Cox 2011: un agradable reencuentro.

Durante el Torneo de rápidas de Cox, tuve la suerte de medir espadas con José Luis Gutiérrez, Guti, con quien tantas cosas compartí durante mi periplo presidencial en nuestro Club Escacs Novelda. Hacía tiempo que no cruzábamos nuestra habitual Nimzoindia, y como es costumbre, no desentonó de batallas anteriores: Guti que se queda mejor, siempre me pasa en la apertura, y luego llegan complicaciones a toda costa, que unas veces caen de un lado, otras de otro. Esta vez le tocó ganar, merecidamente, pero fue una partida luchada, entretenida, a degüello, como nos gusta jugar a los dos. Enfrentarnos ahora en lentas es más complicado, al estar en clubes distintos, pero ya llegarán tiempos de seguir discutiendo por la casilla e4. Decenas de partidas, y todas girando en torno a un sólo escaque. ¡Qué pequeño es el mundo! Sigo viéndolo como una roca, impasible, pero como buen gallego, él sabe que seguiré dándo cabezazos para intentar que incline su rey. Pocas veces ha ocurrido, pero sigo en mi empeño.

jueves, 5 de mayo de 2011

Vasily Smyslov, el portador de la armonía II: cuando la experiencia es un grado

Son muchos los debates que se han abierto en el mundo del ajedrez, respecto a qué jugador ha sido el mejor de la historia. Comparar ajedrecistas de épocas distantes, es tan inútil como injusto, por lo que la tarea de encumbrar universalmente a un sólo jugador no debería exceder el terreno de las preferencias personales. Precisamente, mi opinión personal es la que pretendo mostrar. Y no es una afirmación absoluta de mi parecer, que siempre habita en la duda de si uno u otro, sino una reflexión en voz alta, sobre lo que últimamente ha llamado mi atención al recorrer la carrera de algunos de los más insignes ajedrecistas: la longevidad deportiva.



Y es aquí cuando sobresalen sobre los demás,  tres nombres que supieron perdurar a los años y a la senescencia, manejando su magisterio más allá de la sesentena, con resultados sobresalientes: Lasker aún tuvo arrebatos de genialidad en sus últimos años, como en el torneo de Nottingham 1936, donde consiguió 8,5 puntos en 14 rondas, ante los mejores jugadores del momento, cuando ya andaba cerca de los setenta años:


En los días que corren, es Viktor Korchnoi, quien reparte lecciones entre los jóvenes a los que triplica la edad, o más, con un ánimo y una vitalidad insultantes a sus ochenta años recién cumplidos.

Pero hoy la memoria se posa, casualmente, en Vasily Smyslov.
Echando un vistazo a revistas  algo veteranas que tengo por casa, tropecé con los 8x8 del gran divulgador que fue Román Torán, que cubrieron el ciclo del Campeonato del Mundo de 1984, que deparó el primer match Karpov-Kasparov. En aquel ciclo, del que surgió Gary como candidato, Vasily Smyslov fue el gran protagonista: el otrora campeón del mundo,  ya sobrepasados los 60 años,  se plantaba en la final de Candidatos, tras eliminar a jugadores tan solventes como el alemán Robert Hubner o el húngaro Zoltan Ribli. 

Esto ya es excepcional en sí, aunque uno podría pensar que Vasily se sirvió de un ajedrez académico, universal, haciendo valer su mayor sabiduría y su superior técnica finalística. Pues no. Y ese no, es la razón de este homenaje. Smyslov jugó un ajedrez imaginativo, directo, superior en concepción al de sus rivales. La partida que  le ganó a Ribli en la quinta ronda del match, habla por si sola.

Smyslov,Vassily (2600) - Ribli,Zoltan (2615)


1.d4 Cf6 2.Cf3 e6 3.c4 d5 4.Cc3 c5 5.cxd5 Cxd5

Smyslov, en el tomo II de su antología de partidas, comenta que le prestó especial atención a esta continuación, en su preparación para el match.

6.e3 Cc6 7.Ad3 Ae7 8.0-0 0-0 9.a3 cxd4 10.exd4 Af6 11.Dc2

[En esta posición era más conocida 11.Ae3 pero Smyslov optó por una maniobra más directa.]

11...h6

[11...Cxd4 12.Cxd4 Axd4 13.Axh7+ Rh8 Lo mejor es seguir la propuesta de Smyslov 14.Ae4! y el blanco queda con una ligera pero perdurable ventaja estratégica, debida a la diferente seguridad de los reyes.(En su momento, los analistas propusieron para el blanco 14.Td1 sin prestar atención a la respuesta 14...Cxc3 15.bxc3 Axf2+ 16.Rxf2 (16.Rh1 Dh4) 16...Dh4+ que deja una buena partida al negro.) ; Es usual 11...g6 12.Ah6 Te8 13.Tad1]

12.Td1 Db6

El juego negro gira en torno al peón aislado blanco de d4.

13.Ac4 Td8

[No es conveniente 13...Cxd4 por 14.Cxd4 Axd4 15.Ca4 Román Torán, en su revista 8x8, deja su análisis aquí, indicando que el negro pierde el alfil. Por suerte, Smyslov es algo más preciso, y nos muestra el camino hacia la ventaja, ya que hay una jugada intermedia negra que ofrece alguna resistencia táctica. 15...Dc7 16.Txd4 b5 Ante la indefensión de la dama blanca, el negro trata de aprovechar la clavada del alfil de c4. 17.Axh6! y ahora no hay defensa ante 17...gxh6 (tampoco arregla nada 17...f5 18.Txd5 Dxc4 (18...exd5 19.Axd5+) 19.Dxc4 bxc4 20.Ta5 gxh6 21.Cb6! Con ventaja blanca.) 18.Tg4+ Rh8 19.Dd2 Y la amenaza de mate en h6, arruina al negro.]

14.Ce2 Ad7 15.De4

El blanco busca montar la batería dama/alfil, con la dama por delante.

15...Cce7 16.Ad3 Aa4?

[Era esencial luchar por el cambio del alfil de casillas blancas con 16...Ab5! Ahora se permite la peligrosa penetración de la dama blanca.; También es interesante la propuesta de Román Torán 16...Cg6 ]

17.Dh7+ Rf8 18.Te1 Ab5 19.Axb5 Dxb5 20.Cg3!

El blanco confía en el poder de su ataque, y deja la dama expuesta en h7, donde puede correr el peligro de ser arrinconada.

20...Cg6 21.Ce5

Esta jugada es posible gracias a la torre de e1.

21...Cde7

[21...Axe5 No funciona, como demuestra la variante 22.dxe5 Re7 23.Dxg7 Th8 24.Cf5+ exf5 25.e6]

22.Axh6!!


22.Ah6!!
Smyslov no rehuye el juego complicado, a sus 62 años, y maneja la partida con espectacular estilo.

22...Cxe5

[Es inútil 22...Axe5? 23.Txe5 Cxe5 24.Dxg7+ Re8 25.dxe5 Dxb2 26.Df8+ Rd7 27.Td1+]




23.Ch5!

La clave de la maniobra. Se amenaza tomar en g7 con el alfil, con ataque de mate.

23...Cf3+

[23...gxh6 24.Dxh6+ Ag7 25.Dxg7+ Re8 26.Cf6#; 23...Cf5 24.Cxf6 Cxh6 (24...Cd7 resiste algo más.) 25.dxe5 Cf5 26.Tac1]

24.gxf3 Cf5

[24...Dxh5?? 25.Axg7+]

25.Cxf6 Cxh6 26.d5

Vassily especula con la apertura de líneas, ante el rey negro expuesto.

26...Dxb2 27.Dh8+ Re7 28.Txe6+!

28.Te6!!

Nuevo sacrificio, basado en el tema de ataque a la descubierta sobre la dama. Quien diría que es Smyslov y no Thal o Bronstein el que maneja las piezas blancas.

28...fxe6 29.Dxg7+ Cf7 30.d6+!!




El último esfuerzo

30...Txd6 31.Cd5+ Txd5 32.Dxb2 b6 33.Db4+ Rf6 34.Te1 Th8 35.h4 Thd8 36.Te4 Cd6 37.Dc3+ e5 38.Txe5!



   Como diría Capablanca, una "pequeña combinación" parra simplificar la tarea. Ahora el tema táctico es la clavada.

38...Txe5 39.f4 Cf7 40.fxe5+ Re6 41.Dc4+ Una ofrenda de Smyslov ante el altar de Caissa. 1-0



New Age

Hemos cambiado el diseño de nuestro blog, dedicado al Gran Akiba y a sus más fieles discípulos o antecesores. Esperamos que os gusten los nuevos artículos que en breve comenzaremos a publicar.

Qué el Gran Akiba os inspire.
Google