domingo, 16 de diciembre de 2012

Grandes Partidas I: Zukertort-Blackburne, 1883

Tras la jugada 22 de las negras, se llegó a la presente posición. En ella, los elementos estáticos blancos no parecen mejores que los negros, ya que ambos tienen tres islotes de peones, y la debilidad negra de e6 quizás esté compensada por el peón aislado blanco de d4. Ambos tienen un alfil algo dudoso, al estar fijados los peones centrales en las casillas de su color. La columna c pertenece al negro, aunque no se ve forma de penetrar en campo blanco. Sólo el rey negro parece algo más expuesto que su colega blanco.


En cambio, las posibilidades dinámicas blancas son superiores, al tener oportunidades de ruptura con su peón móvil f, y estar presionando con sus torres en las columnas f y e, especialmente esta última, donde el peón e6 está clavado. Zukertort lo valora bien, y juega con especial energía. El Campeón del Mundo, Steinitz, comentó de forma entusiasta esta combinación. Os incluimos sus impresiones. De todas formas, puntualizamos que cuando se jugó esta partida, Steinitz aún no era el Campeón. Sólo después de ganar un match al propio Zukertort, se le consideró como tal.

23.f5!!

El comienzo de una operación combinativa a gran escala (Steinitz) 

23...Ce4   

No lleva a nada bueno tomar el peón 23...gxf5 24.Axf5 Ce4 25.Axe4 dxe4 26.Tg3+ Rh8 27.d5+ e5 28.d6 y el blanco está ganando.

 24.Axe4 dxe4 25.fxg6! 

Esta inesperada jugada, que permite a las negras penetrar con su torre en c2, amenazando ganar pieza, tuvo que ser prevista inevitablemente por Zukertort mucho antes. La esencia de la idea sobre la que se basa esta extraordinaria combinación, dista de ser evidente. (Romanovsky) 

Lo que Zukertort aplica, además de una capacidad de cálculo formidable, es el principio del tiempo. Si el negro se entretiene en ganar el alfil de b2, las consecuencias serán irreparables, ya que el ataque sobre el rey blanco, estaría muy avanzado como para intentar una defensa.


25...Tc2 

Olvidarse de la columna, aún es peor. 25...hxg6 26.Tg3 Dg7 27.d5 e5 28.Dg5 Te8 29.Tf6 y la partida está resuelta, como comentó Zukertort en su día. 

26.gxh7+ Rh8 27.d5+ e5 

28.Db4!! 


Esta espectacular jugada, tiene un fundamento táctico elemental: desviación de la dama enemiga en su defensa de e5.
Ocurre en ocasiones, que jugadas aparentemente muy difíciles de encontrar, se basan en un tema táctico sencillo. La dama no puede abandonar a su rey, que caería en red de mate.




28...T8c5 

Aceptar el sacrificio, lleva al mate. 28...Dxb4 29.Axe5+ Rxh7 30.Th3+ Rg6 31.Tf6+ Rg5 32.Tg3+ Rh5 33.Tf5+ Rh6 34.Af4+ Rh7 35.Th5#; 28...De8 29.Tf8+!! Dxf8 30.Axe5+ Rxh7 31.Dxe4+ 


29.Tf8+! 
Esta jugada, en conjunción con el juego precedente de las blancas, constituye una de las combinaciones más extraordinarias que jamás se hayan visto sobre el tablero de ajedrez. (Steinitz) 

29...Rxh7 30.Dxe4+ Rg7 31.Axe5+  Aquí creo que Zukertort pudo ser más  preciso  con 31.Tg8+ Rxg8 32.Dg6+ Dg7 33.De8+ Df8 34.Tg3+ Rh7 35.Dh5+ Dh6 36.Df7+ Rh8 37.Tg8# 



31...Rxf8 32.Ag7+ Rg8 

32...Dxg7 33.De8# 




33.Dxe7 1-0

Steinitz, en la prensa de la época, escribió: "Las palabras son insuficientes para expresar la admiración por la maestría con que Zukertort condujo el juego".

Realmente, una hermosísima combinación.

Zukertort, lamentablemente, murió absolutamente desequilibrado: tras perder con Steinitz el match por el Campeonato del Mundo, Zukertort trató de hallar la forma de romper el altísimo nivel defensivo de Steinitz. Un acertijo que durante cuatro años no logró resolver, perdiendo la maestría que poseía. Zukertort entendía que la partida había que ganarla mediante una combinación, pero no llegó a comprender cómo su rival pudo prevenir todas sus ideas, y ganar mediante la acumulación de pequeñas ventajas. Falleció a los 46 años.

sábado, 13 de octubre de 2012

Arriesgar para aprender I: Christiankari-Vieito, 12-10-2012

   Jugar partidas rápidas, en vivo o en internet, buscando posiciones complejas, o con desequilibrio material, siempre me ha parecido una buena forma de educar varias parcelas de nuestro juego.
   Las posiciones con desventaja material, nos permiten trabajar la activación máxima del resto de piezas, para compensar esa situación. Asimismo, en general, el ataque directo al rey es el plan más viable para tratar de ganar la partida, por lo que también trabajamos este concepto.
   No hay que descuidar nunca la posibilidad de conseguir entrar en un final con posibilidades de tablas, o incluso de victoria, con lo que potenciaremos nuestra capacidad de llevar a cabo una defensa activa.


Si por el contrario, se trata de posiciones con cambios equivalentes, por ejemplo, dama y peón por tres piezas menores, podremos captar tanto la coordinación entre los diversos grupos de piezas, como las posibilidades prácticas de las piezas mayores contra grupos de piezas menores. O, del mismo modo, como unos grupos de piezas, por ejemplo torre, pieza menor y dos peones, han de luchar y enfrentarse contra otros de valor similar, en este caso podríamos pensar en dama y peón, o dos torres.

Esto suelo hacerlo en mis partidas rápidas, y además de muy divertido, me ayuda a localizar, sobre todo, temas tácticos, mediante la actividad de mis piezas. En la posición del diagrama, después de varias entregas y contra entregas, conseguí quedar en una posición perdida, a pesar de que en este momento "sólo" tengo dos peones de menos. También es cierto que mi dama está amenazada, el caballo de d5 también, el rey algo agobiado. Mi rival acaba de jugar Cc5, que es su sentencia. El caballo viene de b3, y en vez de amenazar mi dama, un simple g3 hubiera servido para evitar cualquier complicación. Vale que mi posición parece un solar, pero yo tenía toda mi artillería apuntando al rey blanco, sobre todo en g2, donde también el caballo tendrá algo que decir a través de Ce3. Lo que sigue lo jugué al toque, por supuesto:

22...Txg2!! 23.Rxg2 Ce3+ 24.Rf2 Cg4+?? 

En apuros de tiempo, juego la mala. No veo el mate fácil en tres jugadas 24...Dg2+ 25.Rxe3 Th3+ 26.Tf3 Txf3#

 25.Re2?? 

Otra vez la obligación de jugar un poco fino, mata las opciones de las blancas, como le pasó con 22.Cc5. Era mejor 25.Re1 Aquí el rey estaría a salvo, y la ventaja material blanca le asegura la victoria.

 25...Db5+ 26.c4 Dxc4+ 27.Cd3 Txh2+ 28.Af2 Dc2+ 29.Rf3 Dxd3+ Christiankari abandonó.

Los temas tácticos del Ataque Rayos X, extracción del rey, jaque doble, jaque a la descubierta y ataque doble, están presentes en la posición.

Este es otro caso de partida rápida, jugada contra un compañero de mi club. Ahora estoy con pieza de ventaja por peón y mi posición es aplastante. La clavada de mi torre no es preocupante, ya que no se puede explotar, y una solución técnica sería lo más aconsejable.

Pero, aparte de que eso es aburrido en una partida rápida, es razonable pensar que el blanco puede ir a por la partida a través de un ataque directo. Pero, como aconsejan muchos manuales, siempre hay que atacar con un ojo en la defensa. Yo andaba valorando 27.Ag5, que tiene toda la pinta de ser definitiva. Por suerte, tenía tiempo para pensar, y pude valorar la posición antes de liarme a calcular.


Veamos: si pensamos detenidamente, la dama y rey blancos están en la misma columna, por lo que a través del alfil de g7 hay una clavada en rayos x de la dama blanca, todo pensando en la desaparición del peón de g5. Con esta pequeña reflexión, el cálculo es sencillo, y el sacrificio en g5 queda descartado:

27.Ag5, hg5 28.Dg5 tiene un grave defecto y es que la defensa 28....Af6!! provoca la mencionada clavada de la dama, y la partida es del negro. Olvidada esta vía de ataque, me decidí por entrar eliminando las defensas centrales jugando

27.Cd5, Ae5 

Obviamente 27....ed5 lleva a un rápido mate tras 28.Dd6

28.Td1!!

Y acabé ganando pocas jugadas después.

Espero que os hayan gustado estas dos experiencias. Como jugador, me resultan tremendamente divertidas. Como monitor, os aconsejo jugar así en vuestras partidas de entrenamiento, las capacidades tácticas y estratégicas se potenciarán de una forma natural y muy amena.

sábado, 25 de agosto de 2012

Me duele Spassky

Spassky huye de su hogar

La hermana de Spassky habla de la huida de Boris.

El X Campeón del Mundo, Boris Spassky
      Hace unos días, leí que el bueno de Boris Spassky había huido de su casa en Francia, para guarecerse en Moscú, la capital de su antiguo país. Hablaba de conspiraciones contra su vida, maltrecha por un ictus cerebral y de falta de asistencia y libertad. Todo lo que yo cuente sobre ello siempre quedará por debajo de lo que él mismo dice, así como su hermana en una entrevista posterior. Por eso prefiero que lo leáis directamente de sus palabras, en los enlaces de arriba.

    Preferiría hablar de Boris. De como tomé consciencia de él, de su ajedrez. De la imagen de hombre injustamente derrotado que figuraba en la portada de un libro, para mí y entonces, interesantísimo.


Libro sobre el Match del Siglo.
   Creo que fue el apellido el que me resultó atractivo cuando, con trece años, un amigo me prestó este libro. Además, el autor perfilaba a Spassky como un auténtico caballero y a Fischer como algo impertinente y caprichoso. Aún no conocía a Keres, y Boris pasó a ser mi paladín de los buenos modales. Por aquellos días, se jugaba el match de Baguío entre Karpov y Korchnoi, y recortábamos las noticias de prensa, en el As y el ABC, donde leíamos la verdadera guerra de malos modales entre los dos enemigos rusos. Boris estaba por encima de todo ello, y era nuestro verdadero caballero.

    Entonces no entendíamos que fue precisamente por eso por lo que perdió el match, por ser más blando psicológicamente que Bobby. Qué el clima cargado de adrenalina y tensión que el americano creó a lo largo de todo el match, y aún desde varias semanas antes de comenzar, no lo supo gestionar ni el Campeón vigente ni su equipo de especialistas, con toda la información de la que disponían sobre Fischer.

   Leí varias veces el libro, ajedrecísticamente muy flojo, pero de una gran capacidad divulgativa. Con un lenguaje retórico y excesivamente florido, coincidente en demasía con algunas anotaciones de Félix del Hoyo en otra publicación, sin que sepamos quién copió a quién, este librillo ocupó prácticamente todo mi verano de 1978. Cuando volvía a repasar las partidas, esperaba ansioso llegar a la undécima, en la que Spassky borró del tablero al gran americano, con una novedad en la siciliana del peón envenenado. El canto del cisne soviético: y yo esperaba que a partir de ahí, en cada lectura, el resultado cambiara para mejor gloria de Boris. Pero no: la realidad, testaruda, volvía a colocar el 12.5 a 8.5 en el marcador al final del match. Cada vez, invariable.

   Ese fue mi conocimiento primero de Spassky. Luego me resistí a pensar que se volviera un jugador perezoso, sin ambición. Pero así fue. Boris sólo aireaba su gran talento en contadas ocasiones, como cuando ganó el torneo de Linares o las veces que consiguió vencer a los grandes dominadores de los últimos 20 años del siglo XX: Karpov y Kasparov.

La cabria de Linares. Su reproducción es el trofeo que se entrega al ganador del Ciudad de Linares.
       Ahora, intuyo que la cosa va mal. No sé si Spassky sufre Alzheimer, demencia, o son consecuencias de su ictus, pero no me gustaría ver así a quien ha sido uno de los más grandes. Para mí, no llega al lugar de Rubinstein, ni de Keres, los dos más grandes, pero también merece su sitio.

domingo, 29 de julio de 2012

Espíritu Nómada II: Por las tierras de Alemania

Quien me iba a decir a mi que la aventura en Aspe iba a concluir drásticamente, con el nuevo rumbo tomado hacia Hameln, la tierra del famoso flautista alemán. De nuevo flota a mi alrededor el Espíritu Nómada que desde siempre me ha perseguido, unas veces de forma voluntaria y otras sin más remedio.

Quedó Aspe atrás. Cuatro años densos y de duro trabajo. Más de mil horas de clases que mis alumnos me regalaron para poder aprender de ellos. Un grupo de monitores entusiastas, trabajadores y generosos, Juan Pedro, Ana, los dos José Manuel, Ariadna, que hicieron posible una escuela que es nuestro orgullo y motivación.

Poco queda por hacer, tan solo cerrar unos flecos, para que la obra tenga la impresión de lo que es, una obra bien hecha. Cometí errores durante estos años, por los que pido perdón, peor errar es humano, y más cuando la implicación es tanta. Espero que al final, todo sea satisfactorio quede como Dios manda. Seguro que es así.

Ahora es Hameln donde me esperan los trebejos cada martes, para compartirlos con amigos alemanes, amables y rudos, que saben mucho más que yo, y de los que tanto espero aprender.

Casino de Novelda, Castalla, Sax, Escacs Novelda, Enric Valor y Aspe han sido las camisetas que he defendido. Ahora Hameln. El séptimo. Será el de Caballería.

Mi primera torre en Hameln, St. Nikolai.

Google