martes, 31 de diciembre de 2013

Feliz año nuevo 2014: ofrendas ante el Altar de Caissa

Se nos acaba 2013. Ajedrecísticamente ha sido un año pobre, para mí: sólo 8 partidas de torneo, el más triste desde el año 2000, cuando aún compaginaba ajedrez y baloncesto. El resultado no ha sido malo del todo, cuatro ganadas, tres tablas y una sola derrota, pero, para que engañarnos, me faltan partidas, muchas. Para jugar decentemente, necesito alrededor de las 60 partidas de torneo anuales. Eso le pido a nuestra diosa Caissa para este 2014. Salud y trabajo para los míos y para mí, ya se los pedí al de más arriba y se lo pediré a las uvas que, a pesar de no ser tradición alemana, tomaremos al sonar las doce campanadas.

Entre los propósitos ajedrecísticos para el 2014, me he marcado uno ineludible, leer AL ATAQUE, de Misha Tahl. Iré contándoos qué descubro entre las partidas del Mago de Riga, de los pocos Campeones del Mundo que tienen cabida en este blog. Algo aprenderé aunque, como ya he dicho muchas veces, mi estilo difiere del de Misha: él desarrollaba las piezas y luego las sacrificaba. Yo las sacrifico antes de desarrollarlas, es más rápido. Por eso entra en nuestro selecto grupo: Misha Tahl, el sacerdote de Caissa. Él era el mejor administrador de los sacrificios presentados ante su altar.

Qué el 2014 os traiga todo aquello que deseáis y merecéis. Qué España salga de la crisis que se han inventado los políticos para justificar los robos, amiguismos y demás barbaridades que han cometido y la justicia, terrenal o divina, castigue a quienes la provocaron, ejecutaron y permitieron, con el peor de los castigos.

Mientras, disfrutaremos de nuestras 64 casillas y 32 trebejos, donde nada, absolutamente nada, es mentira.
Feliz 2014.


lunes, 23 de diciembre de 2013

Finales II: Maestría en los finales de alfil: Weiss-Blackburne, New York 1889

Tras 26. ..., Ab2
 26...Ab2 

Muchos comentaristas, nos dice Chernev, acabarían aquí su trabajo con un lacónico "el resto es cuestión de técnica". Ahora es cuando podemos ver como se ganan estas posiciones en la vida real.

27.Ae3 a6 28.Rd2 Rf8 

El negro centraliza su rey, ya que no puede permitir que el blanco entre en su posición a través del flanco de dama. Esta centralización parece que da opción al blanco a ganar demasiado tablero con su rey, pero el negro llega a tiempo de evitar cualquier problema.


29.Rc2 Ae5! 

Hay que mantener el alfil activo en ambos flancos. Ahora tiene disponible Ac7 que bloquearía cualquier penetración del rey blanco.

30.Rb3 Re8 31.Rc4 Rd7 32.Rc5 Ac7! 

Hay que mantener al rey blanco bajo control y no permitir que penetre en la estructura de peones negra. El rey blanco debe retroceder y los peones blancos ser avanzados con sumo cuidado.

33.f3 e6 

Colocando los peones en casillas opuestas al color de por las que transcurre su alfil.

34.a4?! 

El negro tendría mayores problemas para crear un peón pasado si este peón se hubiera mantenido alejado.

34...b6 35.Rc4 Rc6 

El rey tiene marcada su ruta por las casillas blancas, inaccesibles al alfil enemigo.

36.Af2 f6 37.Ae3 Ad6 

Curiosa posición: todas las piezas negras en la tercera fila.





38.Ad4 e5 39.Ae3 b5 40.ab5 ab5 

El negro ya tiene su peón pasado.

41.Rb3 Rd5 42.Af2 f5 43.Rc3 g5 

La idea es jugar ahora 44..., Ac5, controlando d4 y, de nuevo, colocando todas las piezas en la misma fila. Si bien, puede parecer que no es más que una curiosidad lo de situar todos sus trebejos en la misma fila, si que es ilustrativo del progreso que el negro está consiguiendo en este final, ganando espacio y acercando sus peones al objetivo de la promoción.

44.g4 fg4 45.fg4 Ac5 46.Ae1 e4 47.de4 Re4 




El principio de la doble debilidad: el blanco tiene dos ahora mismo, una es el peón pasado negro y otra su propio peón de g4.

48.Ad2 Ae3 49.Ae1 Rf3 50.Rb4 Rg4 51.Rb5 

Podríamos pensar que el blanco se ha librado de una de sus dos debilidades, pero no es así: la lejanía del rey es una debilidad en si misma, y el binomio rey/alfil negro limitará la acción del alfil blanco en su control de las casillas g3-g1, las únicas en las que puede soñar con interceptar al peligroso peón negro.

51...Rf3 52.Rc4 g4 53.Rd3 Af2 54.Aa5 g3 55.Ac7 g2 56.Ah2 Ab6 

El alfil se encarga de g1 y el rey de h2, mientras que el monarca blanco no es más que un mero espectador.

57.Rd2 Rg4 

[57...Rg4 58.Rd3 Rh3 59.Ae5 g1D]

0-1

domingo, 22 de diciembre de 2013

Ajedrez postal: de regreso a la competición, España-Argentina y España-Suecia

Después de pasado año y medio de mi llegada a Alemania, vuelvo a uno de mis grandes amores: el Ajedrez Postal. Aunque lo de postal ha quedado casi exclusivamente para nostálgicos, entre los que me encuentro, ya que las competiciones se desarrollan en el entorno de un servidor de internet, me resisto a eliminar esa denominación que forma parte de mi vocabulario, desde que mi gran amigo Félix José Montoya y yo comenzamos a jugar en 1981 en los grupos III-37 y III-38 respectivamente, de la precursora de la AEAC, la CPAP (Comisión Permanente de Ajedrez Postal de la FEDA), entonces en manos del ya fallecido Carlos Ros Miró y su tesorero, Valentí Torra Bitlloch.

     La verdad es que una vez entras en este mundillo, es casi imposible desprenderse de él. Esperar las jugadas en tu buzón, físico o electrónico y analizar tus posiciones, con la ayuda hoy en día de los programas de análisis, impensables cuando empecé. Entonces, en 1981, una buena biblioteca de aperturas te aseguraba muchos puntos. Hoy, tener los mejores pensadores de silicio, te asegura una partida reñida. Jugar sin ellos, te asegura el rosco, aunque seas Kasparov.

    Dos matches del equipo AEAC contra Suecia y Argentina encabezan mi regreso. En este caso España no es una selección, sino un equipo hecho con las peticiones de los socios de la AEAC. Es decir, que no formo parte de él por méritos, sino por la gracia de ser algo más participativo que competitivo.

    Mis rivales, uno superior a mi, aunque no mucho, el otro con un ELO algo inferior al mío. Contra Suecia juego en el tablero 29 con Soren Lövkvist, que tiene 2054 de ELO ICCF, unos 70 más que yo. De momento, igualadas las dos partidas. Del equipo argentino, tengo enfrente a Gonzalo de Zavalía, con 1921de ELO ICCF, cincuenta menos que yo.

ARG Argentina    SWE Sweden    ESP Spain

    Es la segunda vez que me enfrento a estos equipos. Contra Argentina ya jugué en 2005, perdiendo una partida y entablando la otra. El mismo resultado coseché contra Suecia en 2008. A ver si en esta ocasión tengo mejor suerte y no lastro al equipo.

    Ciertamente, mis resultados con el equipo español dejan mucho que desear: de 20 partidas que he disputado, he ganado una, perdido seis y entablado trece. Este 2014, a ver si sirve para mejorar. Ahora espero a ver si hay plazas para el match contra Suiza, que es una espinita, pues perdí en 2006 por 2-0, jugando verdaderamente de pena.

   Iremos informando...
Google